Voces de robot

A estas alturas de la película no creo que valga la pena presentar a Beck a alguien que no conozca ya su música. A día de hoy penetrar en su obra de primeras puede convertirse en una tarea complicada. Sin embargo, aunque sus mejores días hayan pasado, creo que seguimos siendo legión los admiradores del talento raro que Beck Hansen ha ido esparciendo sin pausa desde su triunfal aparición pública con Loser, sencillo de 1993. Por eso la vuelta de Beck a las voces de robot es una noticia de alcance para Música y Mandarinas.

Beck Hansen, llamando a la tierra.

Beck Hansen: llamando a la tierra.

La personalísima y zigzagueante carrera del músico de Los Angeles ha estado marcada, entre otros muchos matices, por los scratches, la experimentación hip-pop, y su costumbre de incluir voz con efecto robótico en algunas de sus canciones. En todos sus grandes discos (“Odelay“, “Mutations“, “Midnite Vultures“, “Güero“) percibimos esas constantes y aunque ya no se puede esperar un nuevo Loser, el nuevo single Gimme mola lo suyo. Beck se encuentra ahora mismo perfilando dos nuevos álbumes simultáneamente -uno acústico y otro a saber cómo…- donde suponemos que incluirá esta adictiva perla. Su ritmillo pegadizo de reagge minimalista, el uso del Vocoder a lo Kanye West y lo corta que se hace me hacen albergar fundadas esperanzas. Tiene flow, tiene estilo y merece respeto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fondo de armario, Música, Obviedades, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s