Renovarse o morir

Algo olía a podrido en Dinamarca y algo estaba empezando a oler también en el indie español. Le ha costado regenerarse, pero al fin lo está haciendo. Si miramos los festivales dedicados al género durante la última década vemos sus carteles casi siempre copados por unos cuantos nombres que se hicieron grandes, pero a los que les faltaba un relevo. Eso sucedió también con el público y una cosa lleva a la otra y la media de edad de músicos y asistentes en Contempopránea, Sonorama o Ebrovisión, por citar tres, fue aumentando paulatinamente y a Los Planetas, Nacho Vegas, La Habitación Roja, Sidonie, Deluxe… cualquier festivalero español de más de 30 años los ha visto decenas de veces en directo seguro.

Reina Republicana, a punto de estar a punto

Reina Republicana, a punto de estar a punto.

Ahora parece que las cosas están cambiando y por fin se está produciendo ese salto generacional que necesitaba el mundillo pop. Los muchachos de Vetusta Morla triunfan entre la chavalada (y espantan a los puristas, yo incluído), Russian Red suena hasta en la sopa y Love of Lesbian gozan de un reconocimiento tardío post-adolescente realmente curioso; caso parecido pero con un salto de calidad considerable es el de El Columpio Asesino, que son buenísimos. Estos nuevos grupos y cantantes no me entusiasman, pero se agredece ver cosas nuevas y caras nuevas en los conciertos. Es necesario que suceda.

Las buenas noticias llegan de la mano de clásicos a medio plazo como La Bien Querida, Triángulo de Amor Bizarro, Odio París, Los Punsetes o la chilena Javiera Mena, que son como los cambios de Del Bosque: no siempre los entiendes pero siempre funcionan. Aunque con un nivel de convocatoria bastante inferior a los del párrafo anterior, sí están consolidando una base de público más que suficiente para preparar el salto a las grandes ligas.

Reina Republicana están cercanos a entrar en ese grupo a base de buenas canciones y clarísimas referencias que no intentan disimular. El sábado en Costello firmaron un concierto impecable y desde entonces no han dejado de sonar en el coche y en casa. Coges a The Jesus and Mary Chain, les añades un buen Florent con cuarto y mitad de Banin, y pones una chica guapa al frente -muy guapa- y tienes al quinteto navarro, flotando entre sintetizadores y notas de violín agitando la cabeza. “Que cunda el pánico” es este video extraído de su álbum de debut editado el año pasado por Limbo Starr (discográfica fundamental en todo esto), y en él se intuye la gran broma final a través de un montaje de locos que atrapa y seduce por igual. Un clip realmente chulo y un pelotazo como Dios manda de Reina Republicana. Todo en uno. Que cunda el pánico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Festivales, Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Renovarse o morir

  1. williamsson dijo:

    Eres un modern!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s