Sobre modernos y flequillos: Primavera Sound (Segunda parte)

Vamos con la segunda parte del resumen del Primavera Sound y con una pequeña aclaración sobre el título: este festival es más influyente entre gran parte de la población (la tropa indie en concreto) que cualquier pasarela del mundo. Lo que ves a finales de mayo en Barcelona, estilísticamente hablando, son las tendencias que los modernos llevarán durante, al menos, el siguiente año natural. Llámalo bigote, flequillo, camisetas que parecen pijamas, pijamas que parecen camisetas, cortes de pelo a lo tazón, este o aquel modelo de Ray-Ban -marca que patrocina el festival, como no podía ser de otro modo-, pero la gente que asiste al Primavera va un paso por delante en lo que a modernidad se refiere. ¿Pruebas? Ver foto:

Modernos de todos los colores (foto: http://www.rocketmagazine.net)

Modernos: Dios los cría y ellos se juntan (en el Primavera) – foto: http://www.rocketmagazine.net

Es por esto, es por ello, que de entre todas las actividades paralelas al festival que se organizan ninguna sea tan divertida como sentarte en la terraza del Bar Nou, situado cerca de la entrada del recinto, y disfrutar cerveza en mano del desfile trendie que se adentra en el Forum con dos ideas fijas en la cabeza: “por favor, que no llueva” y “madre mía, qué guapo voy”. Desde ya el Bar Nou es patrocinador principal de este blog, por cierto. Qué momentos impagables nos brinda…

¿Y de las actuaciones, qué? Pues I Break Horses lo hicieron lo mejor que saben y aquello funcionó que no veas. Su disco homónimo de debut sonó más radiante aún que en casa y los ritmos que escupían desde los sintetizadores cogían vuelo sistemáticamente, terminando por reventar sus jugosas melodías entre ruido y baile. Con una Maria Lindén realmente espectacular -en todos los sentidos- y Fredrik Balck concentrado en sus sonidos pero mostrando liderazgo la pareja cumplió con creces en su debut en el festival.

Los australianos Dirty Three, en cambio, no son tan noveles -al revés-, pero Warren Ellis y los suyos acumulan tanta experiencia como mala leche y son un auténtico espectáculo en el escenario. Su música rock que no es rock con omnipresente violín será repetitiva -que lo es-, pero para un rato en concierto funciona como un reloj suizo y dan ganas de que no termine nunca.

Sin embargo si un directo de Lisabö no terminase rápidoel recinto donde tuviese lugar tendría que ser demolido de inmediato por riesgo de derrumbe. Poquísimas veces he escuchado ese nivel de intensidad y de ruido, de guitarras afiladas y pesadas, dos bajos y dos baterías, saturados todos ellos por completo, formando un muro de hormigón casi impenetrable. Una exhibición de dureza con sentido y de vuelta a ciertas raíces de crudeza que en estos tiempos apenas se estilan. Sólo para fans, no apto para espíritus sensibles, pero espectacular al fin y al cabo. Algo comparable a My Bloody Valentine en el 2009.

El Grupo de Expertos Solynieve ofrecieron todo lo que se puede esperar de ellos y dejaron a casi todos los presentes con una sonrisa de satisfacción en la cara al final de su concierto en el escenario Mini. Con sólo dos álbumes a sus espaldas -separados por seis años- el generoso setlist de una hora dio para repasar todos los hits de los granadinos e incluso para rendir homenaje al fallecido bajista de La Buena Vida, Pedro San Martín en forma de una versión de “Calles y avenidas” que, si bien no llegó al nivel de la original, sí fue una bonita forma de recordar al que según su íntimo J era un asíduo del festival. Gran concierto, profesionalidad (soprendente) del grupo y “Dime” canción del año.

Dominique A juega en otra liga. Una carrera como la del francés está al alcance de muy pocos y si encima el disco que viene presentando es una absoluta maravilla como “Vers les lueurs” sólo cabe acertar en directo. Sumémosle un cuarteto de viento para que todo encaje y estamos ante -seguramente- el concierto del festival. Me quedé realmente sorprendido por el carisma que desprende el de Nantes sobre el escenario. De esos tipos hipnóticos, entregados a lo que hacen, que logran que no les pierdas de vista ni un segundo… y es que ni un segundo fue de relleno. Un sonido perfecto, menos público del que se mereció (coincidía con Beach House) y la confirmación de que estamos ante un grande de verdad. A solas con su guitarra o con una banda cercana a la decena de componentes, siempre logra emocionar. Larga vida a Dominique

Después del ciclón francés a The Weeknd apenas les vimos un par de temas pero sonaban terríblemente malos. Huelen a bluff por todos lados, a ver lo que dura el globo.

Mujeres, sin embargo, no parecen flor de un día y su segundo disco les ha reafirmado como una de las bandas barcelonesas del momento. Hacen rock en inglés con la vista fijada en el pasado pero se les ve mucho futuro. Paso a paso su directo ha ido creciendo y ya es garantía de intensidad, sudor, fe y entrega. Macarras de los buenos.

Y el sábado, ya de vuelta, decidimos pasar por donde tocaban Justice. La escena pareció un anuncio de esos de la tele donde en una casa hay una fiesta, a tope con la chavalería, y los vecinos se acercan a echar la charla pero terminan uniéndose al desparrame mientras aparece un logo de cerveza por ahí. ¡Vaya fiestón montan los Justice en directo! Soy un absoluto escéptico con esta gente pero como diría Andrés Montes, hubo momento se dejaba llevar y aquello fue un auténtico tsunami. Por suerte o por desgracia jamás conectaré con ellos en casa pero, como broche de festival, como fin de fiesta, no admiten comparación ahora mismo. Son los Chemical Brothers del momento pero con un punto más pop. Sorpresón.

Nacho Vegas el domingo sirvió para aterrizar después del atracón de tres días y darte cuenta de que la vida continúa. Tanto que cuando terminó el asturiano y debía comenzar Yann Tiersen empezó a llover como si no hubiese un mañana, parecía gota fría y pareció también la ducha de la mañana después de una noche de fiesta. Nacho hizo un buen concierto, sin exagerar, donde repasó su repertorio habitual de esta gira en formato corto, y no hubo sorpresas más allá de que dedicara un tema a los Mossos d´esquadra -con segundas, claro-. Un broche digno a un festival sobresaliente.

Como vídeo os pongo uno de la estadounidense Sharon Van Etten, a quien no vi tocar (actuaba el sábado) pero de quien hablan maravillas quienes la escucharon. La canción se titula “For you” y es una delicia. Al final del vídeo, por cierto, hay entrevista y la tía está en otro mundo. Apunta maneras esta Sharon. Seguro que en un futuro Primavera nos vemos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Festivales, Música y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sobre modernos y flequillos: Primavera Sound (Segunda parte)

  1. Van Ette dijo:

    Shanon promete, y no quiero rimas faciles. Tienen actitud y aptitud, y no son ajenos a la heterodoxia y el ruidismo. Por lo demás, solo quiero enviar un recuerdo al compañero del Vaquilla y el Torete, autentico charnego 100& pata negra. Viva la cevecha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s