¿Qué pintan Radiohead en todo esto?

https://i1.wp.com/salonkritik.net/10-11/Radiohead_Lotus_Flower.jpg

Año 2012. Tras muchas batallas, casi todas ganadas, y muchos ciclos a sus espaldas, realmente ahora, ¿qué pintan Radiohead en todo esto? Hace no muchos años un nuevo disco de los de Oxford era un acontecimiento grande, fecha en rojo en el calendario y esperanzas puestas en escuchar lo que habían inventado esta vez Yorke y los demás. A día de hoy un lanzamiento de Radiohead no pasa desapercibido, pero casi. Su insobornable independencia ha dado con sus huesos en una acogida respetuosa pero no entusiasta ante sus nuevas propuestas. Y es que si bien la calidad de “In rainbows” (2007) y “King of the Limbs” (2011) es incuestionable, también es cierto que estos se alejan del enorme nivel de acierto que supuso su periodo entre “OK Computer” (1997) y “Hail to the thief” (2003); cuatro álbumes brillantes, excelsos, sobrados, emocionantes, calculadores… Adelantados a su tiempo y clásicos de su época.

En julio vienen a Bilbao dentro del cartel del BBK Live y uno se pregunta qué le puede ofrecer a estas alturas de la vida un concierto de Radiohead que no haya visto ya. Con el repertorio que manejan (centrado en sus dos últimos álbumes), ¿vale la pena pagar precio e incomodidades de clásico absoluto por un gigante en horas bajas o medias? Difícil decisión. Lo malo es que cuando no vas siempre te preguntas qué habría pasado si hubieses ido.

“House of cards” es este increíble vídeo realizado completamente con imágenes digitalizadas, single de “In Rainbows” y canción chula que no mata pero sí adormece tranquila buscando clemencia. Pulgar hacia arriba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Festivales, Música. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Qué pintan Radiohead en todo esto?

  1. Pep-Elu dijo:

    Corne, di algo de Coldplay, anda… 😉

    • educornejo dijo:

      De Coldplay decir que más que en un concierto parece que estuviéramos en un plató de televisión. Esa sensación la tuve casi todo el rato pero sobre todo cuando estaban en el escenario pequeñito, alineados los cuatro para que quedara bien en las pantallas. Porque ¿la gente sabía donde estaban en cada momento los miembros del grupo? ¿Le importaba a alguien? A mí sí, pero cuando miraba al escenario principal para ver a los chicos tocando nadie les miraba, sólo atentos a las pantallas. ¿A qué se parece más un concierto de Coldplay: a un concierto al uso o al musical del Rey León?

      Dicho esto, como espectáculo es la leche. No tengo nada que decir en su contra pero no es mi rollo, la verdad. Me sobraron fuegos artificales y me faltaron canciones (y volumnes y nitidez).

      ¿A ti te gustó, Pep-Elu?

  2. Pep-Elu dijo:

    Hombre, pues la verdad es que lo disfruté. Me gustan todo tipo de conciertos: igual mañana Chaouen en Clamores en plan cuasi-grunge (porque Chaouen es un cantautor medio grunge medio beat), que Kiko Veneno en Joy el miércoles, que Travis en Macumba, que AC/DC en Ventas, que Def Con Dos en el antiguo Canciller, que El Cigala en los veranos de la Villa… y Coldplay en su estilo Cirque du Soleil. (De todo esto sabes tú mucho más que yo y tienes más experiencia). Lo que quiero decir es que siendo la tercera vez que les veo en dos años (y la segunda en ocho meses) ya sabía a qué iba: a hacerme un buen hueco en la barra, con cervezas y pipas (primera vez en mi vida que llevo pipas a un concierto, pero como era en el Calderón… casi llevo la bufanda del Atleti), a flipar con 50.000 personas entregadas, cantando, con sus pulseritas de luz, a ver cómo mejora Chris su español, y a esperar “Fix you”, “Yellow”, “Paradise”, “Viva la Vida”, “Lovers in Japan”, “Speed of sound”… Y bailar un rato, sin poner un solo “pero” a lo que dices.

  3. educornejo dijo:

    Todos mis respetos a Coldplay. 54.000 personas no pueden estar equivocadas (o sí: véase Justin Bieber).
    Si el problema es que me da rabia que estos chicos sacaran dos discos impresionantes y luego se hayan metido en una deriva grandilocuente que sólo les deja sacar a relucir su talento a trallazos. Para mí esa megalomanía y buenrollismo les encorseta un poco. No me los imagino en 2012 editando una canción como Yellow, a pesar de que es una de las favoritas de todos los que les escuchamos. Me gustaría saber qué discos estarían haciendo ahora si no hubiesen perdido la senda de la sencillez y la emoción. Me enfado con ellos porque les quiero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s