Flotando en la empanadilla cósmica (todavía)

¿Puede un disco que comienza con una intro instrumental y continúa con un tema de casi 9 minutos, incluyendo otras dos canciones que llegan a los 8 minutos, tildarse de concreto? “Sweet heart, sweet light“, última referencia del grupo inglés Spiritualized, sí. Viendo lo dispersos que han siempre esto es muy concreto.

https://i0.wp.com/afterpop.tv/wp-content/uploads/2012/04/spiritualized.jpgCuando hablamos de Spiritualized en realidad nos referimos a Jason Pierce, alias J Spaceman, compositor de todos los temas y único miembro fijo de la banda, que dirige a su antojo desde que disolvió los gloriosos Spacemen 3 hace más de dos décadas. Si de algo ha pecado siempre Spaceman es de irse por las ramas. Su carácter excesivo y difuso se traslada a su música con instrumentaciones sobrecargadas y ambición desmedida por hacer la canción del siglo. Y si ésta dura 10 minutos, mejor que 3 y medio. Es de esos artistas que siempre compone el mismo tema, que busca pulir las aristas de su sonido y suena siempre igual pero sin dejar de avanzar. Que cambia todo a cada paso para que nada cambie.

Tocó el cielo en 1996 con “Ladies and gentleman, we´re floating in the space“, disco alucinado, onírico, tóxico, que marcó la cumbre de una carrera que luego ha ido subiendo y bajando en obras irregulares con destellos y sombras -para un servidor muchos más destellos que sombras- que han reforzado su posición en la industria y hecho crecer sus fieles, pero no le han colocado de manera estable en la liga de los grandes, de los indiscutibles. Su expansiva mezcla de rock furioso, orquestas y gospel es única pero no se amolda a lo que el mercado espera. Una carrera llena de coherencia y ciclos repetitivos que sólo un talento superior puede defender, lo que Jason Pierce tiene a raudales.

Su último LP, este “Sweet heart, sweet light” que defenderá en el próximo Primavera Sound (única fecha española hasta ahora de este año), contiene canciones que por sí mismas justificarían pagar un directo. Al igual que su anterior -y magnífico- “Songs in A&E“, parece un repaso de todas las tendencias y formas que ha ido adoptando desde sus tiempos en Spacemen 3. Parecen ambos recopilatorios de canciones nuevas, discos de grandes éxitos inéditos. Eso parecen, y lo que son es una gozosa empanadilla cósmica que no repite, que colma sin llenar, que engancha como su Perfect Prescription pero sin costarnos la salud. Spaceman ha vuelto con fuerza y, como siempre, parece que podría ser la última vez (su estado de salud tiene los mismos altibajos que su carrera) así que disfrutemos de esta maravilla que son su dulce corazón y dulce luz y ceguémonos con Jason Pierce mientras dure y su “Little Girl“: vale la pena.

PD: este tema es de Amazing Grace (2004) pero sumado al anterior amplía la visión de Spiritualized y sus directos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s