Nunca es tarde si la pizza es buena

Resulta que estaba ayer en mi casa pensando qué cenar. Uno es un sibarita y no se conforma con cualquier cosa así que decidí cocinar algo chulo, tener esa sensación de crear algo nuevo con tus propias manos y sentirte uno con la comida. Me puse raudo a cocinar escuchando un disco de Belle and Sebastian, en concreto “The boy with the arab strap”. Mientras se calentaba el horno ya empecé a darme a cuenta de que aquello sonaba distinto, especial, diferente. Pop sofisticado y elegante desde las islas británicas.

¡¡Me gustan Belle and Sebastian!!

¡¡Me gustan Belle and Sebastian!!

La temperatura ya era la adecuada, la pizza sobre el papel albal (Tarradellas, eh. Nada de pizzas del Día, que uno merece calidad). Mientras introducía mi nutritiva cena en la rejilla y sintiéndome agotado por la preparación de mi plato escucho que comienza a sonar “A space boy dream”, séptimo corte del cd. Qué cadencia en las estrofas, qué ritmillo, que haría contonearse hasta a Luis Ciges, qué glamour… Es en ese preciso instante cuando me doy cuenta de que, caray, me gustan Belle and Sebastian. Y más de diez años después de haberlos escuchado por primera vez. Tras varios frustrados intentos ahora entiendo la reputación de la que gozan, el prestigio que se han ganado en el mundillo. Seguramente era demasiado joven para entenderlos. Y pensé “tengo que hacer un post sobre este momento”. Nunca es tarde para descubrir un nuevo gran grupo.

Yo ya lo sabía pero me tenía que ganar la vida

Yo ya lo sabía pero me tenía que ganar la vida

Todo esto para recordar a la chavalería que sigue este blog que a veces es bueno dar una segunda, tercera o décima oportunidad a determinados cantantes o grupos que valen la pena porque las personas vamos cambiando y puede pasar que escuches a Belle and Sebastian (o The Smiths, por ejemplo) cuando eres un adolescente y no les pilles el punto pero a día de hoy, con todo lo vivido, te des cuenta de que son un grupo maravilloso. Igual que de chaval te gustan unas cosas que luego de mayor ves que son ridículas (como Kenny G o Astrako, de Los Mundos de Yupi).   Y por eso, para la gente que aún no le ha pillado el punto exacto a Julieta Venegas, -cambio de tercio- os animo a que la miréis y escuchéis olvidando Limón y sal, Me voy, su forma de vestir… y le déis otra oportunidad. Porque tiene grandes canciones, grandes letras, actitud, es encantadora (como Javiera Mena) y en este video, encima, colabora con la Mala (de quien también tenemos que olvidar su forma de vestir). Esta perlita se llama Eres para mí y desde ya, es para ti.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Nunca es tarde si la pizza es buena

  1. Javi dijo:

    No soy fan de julieta, pero me gusta esta canción, y en especial esta versión. Me la pone mi novia a las mañanas jejej

  2. JavierC dijo:

    Muy buena la canción, no la conocía y me ha gustado mucho.

    En cuanto al fondo de lo que dices, que te llegue o no una canción o grupo no es sólo una cuestión de edad. Uno va pasando por diferentes etapas en la vida (optimistas, pesimistas, introspectivas, nostálgicas…) y puede que sea o no un momento propicio para una música en concreto.

    Gran post!

    PD: Nos debes una de Belle and Sebastian

  3. educornejo dijo:

    Es verdad. Este blog abre un proceso de primarias para elegir la canción de Belle and Sebastian que pondremos. Se aceptan propuestas en esta hoja de comentarios.
    Gracias, Javieres!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s